Windows 11 ya no es compatible con procesadores antiguos en computadoras.

Windows 11 ya no es compatible con procesadores antiguos en computadoras. La última noticia proveniente de Microsoft ha generado revuelo en la comunidad tecnológica, ya que ha anunciado que su nuevo sistema operativo, Windows 11, dejará de ser compatible con procesadores antiguos. Esta decisión, que se espera entre en vigencia a partir de una próxima actualización, afectará a una gran cantidad de usuarios que poseen computadoras con hardware más antiguo. Según declaraciones de la empresa, esta medida se ha tomado con el objetivo de mejorar la seguridad, estabilidad y rendimiento del sistema operativo, aprovechando las capacidades de los procesadores más modernos. Sin embargo, este cambio obligará a muchos usuarios a actualizar sus equipos si desean disfrutar de las nuevas funciones y actualizaciones de Windows 11.

Index

Windows excluye a computadoras antiguas al requerir instrucción CPU POPCNT

Desde que se lanzó Windows 11, el sistema operativo de Microsoft ha generado polémica debido a sus elevados requisitos mínimos de sistema y algunas peticiones incomprensibles, como la necesidad de contar con TPM 2.0. A pesar de estos bloqueos, ha habido alternativas para instalar el sistema operativo en ordenadores más antiguos, hasta ahora.

Según lo reportado por How to Geek, ya hay ordenadores antiguos que no pueden usar Windows 11 debido a una actualización de instrucciones de la CPU. En febrero, Microsoft comenzó a probar diferentes compilaciones para Windows 11 que requerían de la instrucción CPU POPCNT para algunas funciones del sistema. La nueva compilación de Windows 11 ni siquiera se inicia si el procesador no admite esta instrucción.

La instrucción CPU POPCNT es parte del conjunto de instrucciones SSE4.2, introducido en la primera generación de procesadores Core i5 y Core i7 en 2008. AMD agregó el conjunto de instrucciones SSE4.2 a sus procesadores Bulldozer en 2013. Esto significa que si tienes un ordenador más antiguo que estos modelos, ya no podrás utilizar Windows 11.

Este requisito afecta principalmente a personas que lograron evadir los requisitos oficiales en ordenadores con procesadores antiguos. Aunque estas CPU nunca deberían haber sido capaces de ejecutar Windows 11 desde un principio, la situación resulta molesta. Microsoft dejará de ofrecer soporte para Windows 10 en octubre de 2025, a menos que se pague por un soporte de software continuo cuyo precio aún es desconocido.

Además, existen aplicaciones y juegos que tampoco funcionarán sin la instrucción de CPU requerida. A esto se suma la posibilidad de que Windows 12 pueda tener requisitos aún más altos que Windows 11, dificultando el acceso a novedades a menos que se renueve el ordenador.

Procesadores más antiguos quedan fuera de Windows por actualización de CPU