Google presenta una demanda contra dos ciberdelincuentes por introducir 87 aplicaciones maliciosas en la Play Store.

Google ha tomado acciones legales al presentar una demanda contra dos ciberdelincuentes que se presume introdujeron un total de 87 aplicaciones maliciosas en la Play Store. Esta medida se enmarca en los esfuerzos de la empresa por proteger a sus usuarios de posibles amenazas cibernéticas y garantizar la seguridad dentro de su plataforma. Las aplicaciones identificadas como maliciosas fueron diseñadas para dañar dispositivos y robar datos sensibles de los usuarios desprevenidos. Google, en su comunicado oficial, destacó la importancia de la colaboración entre la empresa y las autoridades correspondientes para combatir este tipo de actividades delictivas en el entorno digital.

Index

Google demanda a ciberdelincuentes por introducir apps maliciosas en Google Play Store

Los estafadores ahora se lo pensarán dos veces antes de incluir aplicaciones maliciosas en la Google Play Store, porque los de Mountain View han demandado a dos ciberdelincuentes por colar hasta 87 aplicaciones maliciosas sobre criptomonedas en la tienda.

Según señalan desde Business Insider, Google ha presentado una demanda civil en el Tribunal Federal de Nueva York contra dos desarrolladores de aplicaciones de origen chino. Estos dos ciberdelincuentes estuvieron durante varios meses registrando hasta 87 aplicaciones maliciosas sobre criptomonedas en la Google Play Store.

Los estafadores crearon aplicaciones de inversión e intercambio de criptomonedas de apariencia legítima, mediante las cuales convencían a las víctimas para que invirtieran dinero a través de las mismas, pero una vez invertido este dinero, ya no se les permitía retirarlo.

Google señala que las estafas han afectado a más de 100.000 personas de todo el mundo, y que las víctimas fueron estafadas con entre 100 y decenas de miles de dólares.

Si bien Google pudo identificar las aplicaciones fraudulentas y cerrarlas, afirman que una vez cerradas, los ciberdelincuentes lanzaron otras versiones alternativas en la tienda saltándose la seguridad de la misma.

Google señala que ha gastado más de 75.000 dólares en investigar esta situación, pero sobre todo están molestos por la reputación de Google Play, que últimamente viene alojando demasiadas aplicaciones con malware.